sábado, 19 de septiembre de 2009

Sobre la Belleza.

Estimados lectores:

Gracias por leer lo que escribo. Sé que hay muchos lectores que por ahí no comentan o no me dicen que leen y sin embargo se pasan por el blog cuando lo actualizo o para leer lo que tengo para decir. La idea de tener un blog es precisamente esa, poder compartir con todos los lectores las opiniones personales y abrir el mundo al debate.

El tema que quisiera abordar hoy es el de la belleza. La belleza es una apreciación personal, un juicio de valor que hacemos con cosas que nos gustan o nos generan rechazo. Hay cosas que nos parecen lindas como individuos, y las llamamos gustos personales. Por ejemplo, los diferentes tipos de música: a mí me gusta el rock y el metal, a otros el reggueton, a otros la música clásica. Esos gustos, a mi entender, están enmarcados en lo que es un parámetro impuesto por la sociedad. A nadie le gustan un par de ruidos descolgados que quizás en un siglo van a ser canciones famosas. En 1800, el rock hubiese quedado muy feo, porque sencillamente no estaba dentro de lo conocido o lo aceptable en esa sociedad.

Así como hay belleza dentro de la música, hay belleza dentro de todas las cosas. Los lugares del mundo, la naturaleza, las personas, son todos objetos que podemos disfrutar y entender como bellos. Creo que es cierto que así como a los de 1800 los condicionaba su época y su sociedad, a nosotros nos pasa lo mismo y nos perdemos, por ese mismo condicionamiento, disfrutar de muchísimas cosas maravillosas.

Nos perdemos de disfrutar la naturaleza, porque está de moda la ciudad y el glamour. Nos perdemos de disfrutar de salvar a un sapito, porque dan asco porque si. Nos perdemos de la amistad, la familia y del tiempo valioso de ocio porque la sociedad impone, muchas veces, tecnología y actividad constante. Nos perdemos de una noche mirando las estrellas porque la fiesta está de moda.

En mi opinión personal, hay modelos que están en decadencia, y se vislumbran ya aquellas cosas que van a venir a reemplazarlos. Se está volviendo a las bases familiares, al noviazgo serio (lean a Hannah Montana y a los Jonas Brothers a ver qué dicen), al amor por la naturaleza. Mis gustos personales no son motivo de esta entrada. Lo que sí quiero destacar es que tenemos que intentar guiarnos sobre lo que es lindo o no, no por lo que digan otros.

Sentir y ejercer esa independencia de pensamiento nos hace únicos como personas.