sábado, 24 de octubre de 2009

Sobre dar amor.

Estimados Lectores:

Probablemente todos los que lean esta entrada tenemos a alguien para darle amor. Padres, hermanos, amigos, novios, una mascota, etc. Defino "dar amor" como sacar lo mejor de nosotros para hacer feliz a otros, sin pretender nada a cambio. Muchas veces ocurre que personas a las que nosotros sentimos que amamos, no reciben el amor que les damos, o que ellas no responden dándonos amor a nosotros.

Cuando nosotros intentamos dar amor y entendemos que el otro no lo está recibiendo nos vemos decepcionados, en parte sin saber qué hacer para que el otro se sienta acompañado y feliz. Generalmente, estamos frente a una falla en nuestra manera de amar, en la forma de mandar el mensaje. Es muy común pensar que lo que a uno mismo lo haría feliz, haría feliz también al prójimo. Este pensamiento suele estar errado. Todos los seres humanos somos diferentes y tenemos nuestras características especiales. Hay ejemplos muy fáciles para ver esto. Yo que soy varón puedo pensar en un regalo para una mujer. Todos sabemos que a las mujeres no les gustan las camisetas de fútbol o los perfumes de hombre, por ejemplo.

Esta entrada apunta a buscar las maneras más eficientes (porque no hay maneras fáciles) de encontrar que es lo que le gusta al otro y poder brindárselo. Un sabio suele decir: "Tenemos dos oídos y una boca" ®. El primer paso para amar es saber escuchar al otro, entender qué necesita y qué le gusta. A veces hay gente que no sabe expresarlo bien, y gente que lo dice todo el tiempo, pero si uno está centrado en uno mismo nunca va a poder acertar en lo que el otro necesita. El egoísmo no se lleva con el amor.

El segundo paso para ayudar al otro es hacerlo como el otro lo necesite. Si somos prolijos y ordenados para todo, por ejemplo, y la persona que amamos es distraída y hace todo rápido, entonces nuestro gesto tiene que ser como a ella le guste. Si alguien necesita nuestra compañía o ayuda no puede adaptarse a nuestras formas ni tiempos. Cuando alguien tiene un problema urgente, entonces hay que dejar todo si lo amamos y tomarlo como si también fuese urgente para nosotros.

Y así, el amor se transforma no sólo en un regalo o en algo reservado para los seres cercanos. Hay algo que se llama amor universal y se le puede transmitir a todos. A conocidos, a situaciones, a la naturaleza y a todo lo que nos rodee. Lo fundamental es saber escuchar y mirar a nuestro alrededor con detenimiento para dar todo de uno mismo y hacer feliz al otro, de la forma que el otro necesite. Brindarse y saber entender las problemáticas de los demás, ser incondicional y abierto, decirle claramente a los otros que pueden confiar en nosotros.

Martín.

PD.: comunidadmoral@hotmail.com es el mail que uso para que agregue toda la gente que le parece que vivir la vida intensamente vale la pena para dejar de estar sumergidos en carreras contra otros, contra todos y fundamentalmente contra nosotros mismos.

domingo, 11 de octubre de 2009

Competencia.

Pensamientos normales de hoy en día:

Quiero ser el mejor. Mejores minas. El profesional más exitoso. El tipo más conocido, más popular y con más contactos. Quiero ser más que los demás, tener más que otros. Que me envidien y traten de imitarme, así como yo hoy envidio y trato de imitar a otros mejores que yo. Dentro de mis posibilidades, voy a aliarme con aquellos más fuertes para obtener beneficios. Voy a cargar a los más débiles, para que no lleguen a ser como yo.
En el deporte, voy a matarme para tener el lugar que vos no. En la vida, para tener la casa que vos no. Para que hablen de mí y me prefieran, y me respeten.

Estimados Lectores:

Estoy convencido de que la sociedad actual nos mete en una carrera violenta contra el prójimo en la cual es estrictamente necesario malgastar nuestras vidas en tener más elementos de estatus social que los otros.

Es triste, pero hoy pareciera que los bienes materiales, por ejemplo, hacen mejor a una persona de acuerdo a cuantos posea. El lugar donde uno vive le otorga un estatus de persona. La educación, según el colegio al que haya ido, lo hace a uno mejor persona.

En mi opinión, hace rato ya que el mundo se olvidó de que lo realmente importante es crear o hacer algo que nos haga trascender.La frase de "plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro" es cierta. Somos seres culturales porque establecemos una trascendencia para las generaciones posteriores, marcamos un recuerdo en ellas. Uno nace con grupos de pertenencia definidos, lo exponen a una sociedad con pautas culturales, pero no por eso tiene que obedecerlas y respetarlas a rajatabla.

Desde este espacio, me opongo a que familias que pueden alimentar a sus hijos y les sobra la capacidad para más que eso, se gasten en brindarles más bienes materiales en vez de apoyarlos, formarlos en valores morales y permitirles trascender, que a mi entender es mucho más necesario para ser una persona íntegra.

Yo considero valioso poder establecer un contacto con la naturaleza, vivir a pleno la vida familiar, lejos de la envidia contra los otros, la competencia insana que sólo benficia a los que venden y fomenta rencor, desamor y aislamiento entre la gente.

Esto no quiere decir que el éxito profesional, el dinero y los bienes materiales sean malos. La idea de esta entrada es encontrar un equilibrio entre lo verdaderamente importante y el confort que nos brinda la tecnología y la sociedad actual. Y creo que falta alguien que inculque en la gente los valores humanos para convivir en armonía.

Los colegios, porque son un negocio o no se quieren meter, se limitan a enseñar lo académico. Los padres cada vez trabajan más y encuentran menos tiempo para educar a sus hijos. Esto resulta en personas que sólo miden por lo material y no pueden disfrutar de la naturaleza y el amor familiar, porque lo ven como una pérdida de tiempo.

La competencia es para los animales, o para las empresas. La competencia es para los fríos, e incluye vencer al otro. La competencia genera envidia. La envidia no se lleva con el amor, la convivencia sana y la cooperación.

Martín.

P.D: Comunidad Moral cruzó la barrera de las 5.000 visitas!!! Muchas gracias a todas las personas que se toman el tiempo de leer las entradas, a pesar de que sean largas. Gracias a los que comentan, a los que dan ideas, a los que se pasaron horas conmigo rompiéndose la cabeza por un mundo un poco mejor. Gracias a los que publicitan el blog desde sus nicks, aunque sean poquitos. Gracias a los que me dicen que me leen! Eso me pone contento....Espero poder seguir escribiendo en el blog mientras vaya a la facultad, y que cada vez más se difunda y se comente y haya un espacio para hablar de estos temas entre todos.
comunidadmoral@hotmail.com para entrar al grupo y conocer al resto de los miembros. Desde ya están todos invitados a comentar.

domingo, 4 de octubre de 2009

En frío y en caliente.

Estimados lectores:

La vida no nos pide permiso cuando nos tiene que pasar algo inesperado. La vida nos sorprende y nos asusta, nos hace reaccionar en el momento menos pensado y demostrar así quienes somos. A eso yo le llamo reaccionar en caliente.
Por el otro lado, están los planes, las decisiones estudiadas, la mente en frío analizando cada aspecto dejando de lado lo instintivo y lo animal.

El objeto de esta entrada es reflexionar un poco sobre la naturaleza humana, que se manifiesta mucho más cuando debe reaccionar en caliente que en frío. Cuando un amigo, familiar, ser que amamos, tiene un problema, nuestra reacción inmediata es la que cuenta y la que él o ella se llevan como impresión de nuestra actitud. Bajo ningún concepto podemos posponer el problema de un amigo, o sus momentos de buena suerte. Tenemos que estar ahí cuando la gente que amamos nos necesita, porque para eso se nos dieron sentimientos y raciocinio. De otra forma, lo único que demostramos es que existe una relación vacía, donde usamos a la gente y no nos importa en lo absoluto las circunstancias que pueda llegar a estar atravesando.

Otra cosa que como seres humanos nos ocurre es el miedo a lo desconocido y lo feo. A veces, alejarse de las situaciones que son dolorosas puede ser la salida fácil, pero nunca la mejor para nosotros ni mucho menos para el que la está sufriendo. Es necesario, como personas, saber acercarnos con humildad, ofrecer ayuda en lo que podamos y darle espacio al otro para poder expresar lo que siente y lo que necesita. Si realmente amas a alguien y te escudás en no saber manejar una situación, sólo demostrás poca voluntad para involucrarte.

En conclusión, las reacciones en caliente son, la gran mayoría de las veces, la verdad de nuestro sentimiento. Y si sentimos que nos falta apoyar a los que nos necesitan por algún motivo, entonces tenemos que ponernos a disposición lo más rapido posible. Los problemas urgentes de otros, si realmente los queremos, no se anotan en la agenda.

Martín.

P.D: comunidadmoral@hotmail.com es el mail que te va a permitir hablar conmigo, opinar, ponerte en contacto con otros chicos que alguna vez pasaron por acá y piensan que la juventud tiene mucho por decir todavía. Si vos tenés algo para decir, no dudes en dejar tu comentario.