domingo, 4 de octubre de 2009

En frío y en caliente.

Estimados lectores:

La vida no nos pide permiso cuando nos tiene que pasar algo inesperado. La vida nos sorprende y nos asusta, nos hace reaccionar en el momento menos pensado y demostrar así quienes somos. A eso yo le llamo reaccionar en caliente.
Por el otro lado, están los planes, las decisiones estudiadas, la mente en frío analizando cada aspecto dejando de lado lo instintivo y lo animal.

El objeto de esta entrada es reflexionar un poco sobre la naturaleza humana, que se manifiesta mucho más cuando debe reaccionar en caliente que en frío. Cuando un amigo, familiar, ser que amamos, tiene un problema, nuestra reacción inmediata es la que cuenta y la que él o ella se llevan como impresión de nuestra actitud. Bajo ningún concepto podemos posponer el problema de un amigo, o sus momentos de buena suerte. Tenemos que estar ahí cuando la gente que amamos nos necesita, porque para eso se nos dieron sentimientos y raciocinio. De otra forma, lo único que demostramos es que existe una relación vacía, donde usamos a la gente y no nos importa en lo absoluto las circunstancias que pueda llegar a estar atravesando.

Otra cosa que como seres humanos nos ocurre es el miedo a lo desconocido y lo feo. A veces, alejarse de las situaciones que son dolorosas puede ser la salida fácil, pero nunca la mejor para nosotros ni mucho menos para el que la está sufriendo. Es necesario, como personas, saber acercarnos con humildad, ofrecer ayuda en lo que podamos y darle espacio al otro para poder expresar lo que siente y lo que necesita. Si realmente amas a alguien y te escudás en no saber manejar una situación, sólo demostrás poca voluntad para involucrarte.

En conclusión, las reacciones en caliente son, la gran mayoría de las veces, la verdad de nuestro sentimiento. Y si sentimos que nos falta apoyar a los que nos necesitan por algún motivo, entonces tenemos que ponernos a disposición lo más rapido posible. Los problemas urgentes de otros, si realmente los queremos, no se anotan en la agenda.

Martín.

P.D: comunidadmoral@hotmail.com es el mail que te va a permitir hablar conmigo, opinar, ponerte en contacto con otros chicos que alguna vez pasaron por acá y piensan que la juventud tiene mucho por decir todavía. Si vos tenés algo para decir, no dudes en dejar tu comentario.

2 comentarios:

  1. ...todo es ying y yang en la vida, existe lo caliente porque existe lo frío, lo bueno porque existe lo malo, encontramos sentido a la felicidad porque sabemos de la infelicidad, lo feo y lo bello. Dos caras de una misma moneda que nos conforman como personas y como naturaleza en la que vivimos...Las conductas y el accionar del hombre en la vida diaria! Cuantas veces en determinadas decisiones el pensar racionalmente nos salva de meter la pata...y cuantas otras veces el "sorprenderse a uno mismo" por tomar decisiones instintivas también nos deriva en gratas sorpresas...o viceversa para ambas...creo que lo fundamental es preguntarse ¿cuando debemos tomar decisiones racionales y cuando debemos tomar las regidas por el instinto?...¿dificil no?...podríamos estar cinco vidas respondiendonos estas preguntas...y creo que por ahí pasa el "don del sabio" o el don de la experiencia de la persona que vivió mucho...La vida es un aprendizaje instintivo y racional. Dos caras de una misma moneda. A veces sueños y otras pesadillas...
    Querido Martín, felicito el presente espacio de opinión honesta e independiente sobre los valores del ser humano, ya que se precisa de éstos espacios para que otros como vos se vean reflejados en opinión y en la construcción de una sociedad más justa y solidaria en los hechos como en las palabras.
    Felicidades! Fuerte Abrazo y siempre adelante con el espacio que lo haces muy bien!

    ResponderEliminar
  2. Las veces que he reaccionado en caliente cuando debería haberme callado la boca... caliente maal jaja. Y bueno, es así. Hay personas que pueden mantener la calma y pensar en frío aunque el mundo se esté derrumbando, mientras que a otras se les vuelan (se NOS vuelan) los tornillos enseguida. Y supongo que es una de las tantas cosas que nos caracterizan como seres humanos, ¿no?, el tener la capacidad de guiarnos tanto por el instinto como por la lógica. A eso se suma que no siempre sabemos diferenciar cuándo es el momento adecuado para usar cada una, pero no es algo tan fácil de hacer.
    Yo creo que los amigos no se posponen. A menos que haya un motivo muuuuucho más importante, porque se puede dar el caso, pero volviendo al tema, si alguien a quien queremos tiene algún problema lo vamos a ayudar. No necesariamente vamos a arreglar el asunto por el otro... eso creo que ya no es ayuda, porque no dejamos que se haga cargo de sus responsabilidades y encima es posible que se haga la idea de 'me puedo mandar otra vez cualquier macana si total Fulanito me va a salvar', y no es así. Vaya uno a saber en qué lío se va a meter después jajaja. Pero ayudarlo a buscar la solución, darle una mano, una opinión, eso siempre viene bien ya que no podemos arreglarnos con toodo todo el tiempo.

    Y sobre lo que decís de que las reacciones en caliente son nuestros verdaderos sentimientos... y, no siempre, o no para todos. Me ha pasado que hice/dije cosas en esos momentos de calentura salen, pero sólo duran en el pensamiento o la ideología durante esos momentos y un lapso después, pero que al final te das cuenta que abriste la boca al santo botón porque dijiste cosas que ya no pensás (o nunca pensaste ya que sólo fueron pensamientos pasajeros de ése momento). Creo que es ahí donde nos damos cuenta de lo que realmente pensamos, cuando uno se pone a reflexionar sobre lo que dijo o hizo y se arrepiente (o no) de ello.

    ResponderEliminar