martes, 23 de marzo de 2010

Sobre las Apariencias.

Estimados lectores:

Tardé un mes, pero bueno, vuelvo a postear en mi blog. Estuve pensando las últimas dos semanas sobre qué tema se podía tratar y llegué a uno que me parece interesante porque muchas veces, inconcientemente, nos vemos condicionados por perjuicios culturales y sociales.

Y es normal que uno prejuzgue y se deje llevar por las apariencias. Sin embargo, que sea común o normal no quiere decir que sea lo correcto. Suele pasarnos más que nada por una generalización permanente que se manifiesta en medios de comunicación y en la vida cotidiana en general, que con el paso del tiempo nos va distorsionando la información para generar divisiones y enfrentamientos. Por ejemplo, se da por sentado que la persona de bajo poder adquisitivo es, porque sí, ignorante. Otro ejemplo muy común es el suponer que aquel que es rico lo es porque obtuvo el dinero de forma corrupta o ilegal.

Uno en la vida se va topando con gente muy inteligente y muchas veces pobre, o con ricos que también han hecho grandes carreras profesionales. Si bien muchos pueden pensar que son una minoría y estarían en lo cierto "estadísticamente", no por eso al ver a una persona por primera vez tenemos que sacar un preconcepto.

Es preferible llevarnos una grata sorpresa o descubrir que esa persona, independientemente de lugar de nacimiento, condición social, trabajo, poder adquisitivo, puede ser mala o buena. La bondad o la maldad no tienen ningún requisito previo, no hay nada necesario para realizar buenas acciones, dejar de realizarlas o decidir hacer daño al prójimo.

Yendo de lo general a lo particular, también puede ocurrir lo mismo con el aspecto físico. Muchas veces se ve a parejas por la calle que, uno piensa, no se merecen al otro. Chicos muy facheros con chicas no tan agraciadas, o chicas hermosas de la mano de cada chico....
Y otro ejemplo muy general en juzgar a alguien por si lleva ropa de marca, ropa de moda, etc.

A mi modo de ver la vida, uno tiene que darle siempre a la gente la oportunidad de mostrarse como es en verdad. Y si bien uno muestra con su apariencia mediante la higiene, la prolijidad y demás, no se puede dejar de lado que cada persona es un individuo, que la generalización no existe (o no debería existir), y que todos tienen chance de manifestarse sin nuestro prejuicio subjetivo.

Opino que nos perdemos de muchas cosas por el prejucio, por separar, por pensar que quizás es más afín a nosotros el que a simple vista "parece" bueno. Y el ejemplo más claro está cuando el amor se hace presente. Una pareja no se fija en detalles físicos o materiales. Alguien que hace beneficencia puede ser más rico o más pobre, más inteligente o más ignorante, y eso no importa, porque siempre prevalece la buena voluntad y un interés superior.

P.D: comunidadmoral@hotmail.com para agregarme...comenten!

No hay comentarios:

Publicar un comentario