viernes, 27 de agosto de 2010

Sobre ser jóvenes hoy.

Estimados lectores:

Estoy cansado ya de ver como por un par de boludos que se terminan matando en una previa, que no tienen ni un gramo de conciencia ni responsabilidad, nos tildan de generación perdida, nos llaman “ni-ní” (ni estudian ni trabajan), y piensan que sólo sabemos comprar alcohol ilegalmente y evadir la ley. Y como ya hace dos años que llevo el blog y sé bien que saben cómo soy, voy a usar un lenguaje un poco más corriente, pero más clarito.


También se que estamos todos cansados de ver cómo noche a noche se repite la misma historia. Las mujeres que no se vuelven gatas son amargas o idiotas. El chico que no levanta minas es un perdedor, maricón, cagón. El que más mujeres besa por noche es mejor. La mujer que más chicos rebota y más chicos agarra, gana. Y después está de moda subir al facebook las fotos de la noche, con los chicos, con los tragos o las botellas de alcohol. Y decimos que “son todas/os iguales”.


Y sigue así porque no hablamos los que consideramos que las mujeres son también mujeres si están vestidas, si no están borrachas, si realmente tienen una vida y son cariñosas, sensibles. ¿O alguien me va a decir que le gustó estar borracho, o que le gustó el primer cigarrillo?


Para las mujeres lo mismo: ¿Les gusta realmente sentirse manoseadas por medio boliche, mostrar todo “perreando”? Quizás les guste, o les parezca atractiva la adrenalina del momento, pero no creo que haya nadie de esta generación que piense que es posible conocer al amor de sus vidas en un boliche. Y creo que todo adolescente sueña con sentirse amado, acompañado, y querido por un chico o una chica.
Creo que es más morboso y más interesante ver cómo muere gente en una previa que investigar qué hacen los jóvenes sanos para divertirse.

Me parece que nosotros tenemos que ponernos las pilas y hacer que la gente que siente esa presión social pueda sentirse contenida y acompañada. Podemos juntar a todos los que piensan así y reunirlos, ver cómo llenarían boliches, bares y clubes, sin estar en pedo, charlando, bailando, y conociendo gente lo más bien.


La idea es difundir esta realidad de la juventud, llena de chicos y chicas que estudian y trabajan, hacen deportes, escriben, actúan y TAMBIÉN salen los fines de semana a bailar, TAMBIÉN saben besar y seducir, y no por eso se regalan en pedo.
Difundir que los jóvenes creemos que hay que respetar la vida, a las mujeres sin menospreciarlas y a los chicos que esperan y creen en enamorarse y en las relaciones serias. Difundir que no nos emborrachamos, no fumamos, ni nos drogamos.





Pronto van a tener noticias de cosas más copadas que sólo pasar por un blog a leer.

Martín.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Sobre ser bueno, o ser tonto.

Estimados lectores:

Es un lujo poder preguntarse si uno por ser bueno ya está siendo tonto. Hay que tener la autoestima bastante alta, estar convencido de una larga trayectoria de haber hecho "el bien", y lamentablemente haber sido defraudado. Es algo que suele suceder. Empiezo a notar con cada vez más frecuencia, entre los jóvenes con los que hablo, que esa sensación de vacío y de sentirse correspondido es más y más escasa y necesaria.

Entonces, a uno lo defraudan, lo "cagan", da más de lo que debería haber dado,o como lo quieran llamar. Y se siente tonto, se convence a sí mismo de que tiene que ser "más malo", de que "a nadie le importa" lo que uno hace por los demás, total después se olvidan, que hoy en día "les va mejor a los que cagan gente", etc.

La idea de esta entrada es demostrar que eso no es cierto. Hay una gran diferencia entre ser bueno o ser tonto, y pueden darse ambas, ninguna, o alguna de las dos, pero nunca una persona por realizar buenas acciones, siempre y cuando no perjudique a otros, está actuando negligentemente.

Vamos por el razonamiento sencillo. Uno es bueno, escucha, acompaña, comparte con sus amigos, familiares, ayuda con tiempo, esfuerzo, y espera a cambio, primero que nada, que al otro le vaya bien y después un cierto reconocimiento. Suele ocurrir que el otro, metido en su problema, no se da cuenta de las dimensiones de nuestros esfuerzos y la consecuencia de eso es menos reconocimiento del que uno espera. Lamentablemente, es innegable que uno espera alguna clase de reconocimiento, por más placer que le dé hacer el bien por el bien mismo.

Hay reconocimientos más altruistas y más egoístas. A veces, uno piensa que decir gracias muchas veces y borrarse después es ser agradecido, cuando no es así. En una amistad o una relación duradera no hay mejor reconocimiento que el "estar ahí" de la misma forma que estuvieron con nosotros. Es importante acordarse que no es lo mismo ayudar a alguien cuando tiene un verdadero problema que cuando está cómoda con su vida: es el famoso "estar en las malas."

Visto desde el lado del que ayuda y no del que tiene el problema, es importante entender que hacer el bien no pasa por el reconocimiento que uno obtiene. Cabe preguntarse lo siguiente: ¿Puedo dejar yo que a fulanito le pase tal cosa sin ayudarlo? ¿Me da el corazón a mi para no hacer nada si tal persona tiene un problema? ¿Podemos estar felices nosotros si los seres a los les que decimos que los queremos están tristes? De esas preguntas surge la intención de ayudar, de buscar la felicidad del otro.

Y cuando el reconocimiento no es suficiente, o no te dicen gracias, o después el otro se va a pasarla bien y se olvida de nosotros, no es motivo para dejar de ser buenas personas. Las buenas personas somos NOSOTROS, y no ellos. Además, dejar de ser bueno porque una persona te defrauda te quita la posibilidad de hacer el bien a otros, conocer a otras buenas personas y hacerte de relaciones positivas. ¿Por qué tiene que pagar uno por otro que no tiene nada que ver? El mejor resultado que nos llevamos son las experiencias de vida, y el saber que a cuantas más personas les prestamos la oreja o nuestro tiempo, más estarán dispuestos a ayudarnos cuando lo necesitemos.

Martín.

PEDIDO: Espero que hayan notado que tengo el botoncito para compartir la entrada en facebook. Si publican eso es sus muros, calculo que más gente me va a leer, y eso estaría bueno. Además, los que no tienen cuenta de blogger pueden comentar por ahí y etiquetarme, apenas pueda les respondo.

Muchas gracias.