martes, 7 de septiembre de 2010

Sobre "El sistema"

Estimados lectores:

Es muy común de los jóvenes creerse fuera del sistema, luchar contra él, tratar de entenderlo, etc. Pensamos que nuestras ideas sobrepasan a las de la gran mayoría y quizás que somos los nuevos vientos de cambio.

Bueno, en esta entrada voy a proponer mi receta personalizada sobre lo que un joven que NO quiere estar en el sistema debe hacer. Obviamente, no hay recetas perfectas ni mucho menos, sino que sólo podemos aspirar a ser mejores personas cada día y tratar de ser fieles a nuestros propios principios.

Veamos:

1) Estudiar: Ser ignorantes, no saber en qué día vivimos, qué pasa en nuestro país, no saber sobre la historia y no tener leves nociones de cultura general nos hace fácilmente dominables. Alguien que no sabe nada, ni sabe dónde buscar la información es muy fácil de engañar.

2) No tener vicios: Aquellos que lamentablemente caen en las drogas, el tabaquismo o el consumo de alcohol excesivo son parte del sistema. Están contemplados, son más en las estadísticas y fomentan un círculo vicioso de corrupción y embrutecimiento de todos.

3) No separarse de la familia: Aunque la sociedad impone tiempos diferentes para todos, y que HAY QUE dejar de lado a los padres, viejos e inútiles y que no entienden nada de la vida, es importantísimo mantener firmes los lazos familiares. Aunque en Casi Ángeles nunca aparezcan los padres y todos sean súper independientes, todos necesitamos amor, contención, y la mayoría de las veces ahí están papá y mamá. Y para los que vamos para grandes, hay que entender que cortarse solo, por más que sea más divertido y fácil, perjudica a los que nos criaron por años. No cuesta nada estar ahí, llamar y compartir nuestras vidas adultas.

4) No caer en el consumismo sin motivo: Comprar por necesidad, elegir lo que compro y no dejarme vender cualquier cosa es mantenerme aparte del sistema. Hoy por hoy, HAY QUE tener auto, HAY QUE irse de vacaciones, HAY QUE tener un plasma en 50 cuotas...y en todas esas cosas se va la salud y el tiempo de los que trabajan, que se pierden de estar en familia, de disfrutar sus teléfonos con 6 meses de antigüedad que no están viejos, y de no vivir endeudados.

5) Confiar y ser bueno sin motivo: ¿Por qué la sociedad actual nos impone odio y desconfianza automáticos contra todos? Divide y reinarás. Al sentir miedo de los otros, nos cuesta entablar relaciones firmes, y eso, potenciado por toda la tecnología actual, nos hace cada vez más virtuales y menos consistentes. Es lindo conversar en la plaza, hablar por teléfono, ir al cine. Recomiendo darle una oportunidad a todo el mundo. Esto no quiere decir hablarle a todos los desconocidos que me cruce por la calle, pero sí avanzar en las relaciones con la gente del propio entorno de uno.

6) Tener ideas propias: Repetir lo que otros dicen y embanderarse tras ideas de otros, sin realmente asimilarlas y creerlas firmemente con tal de tener un grupo de pertenencia no es favorable para la identidad de nadie. Es bueno poder definirse y actuar guiado siempre por propios motivos, no ajenos.

7) Tener contacto con la naturaleza: Esto es muy personal, pero considero que como animales que somos la naturaleza y los ambientes sin tanto caos como la ciudad nos hacen muy bien, nos ayudan a relajarnos, liberar tensiones y ser más felices.

Entiendo que como a todo el mundo me faltan muchísimas cosas por perfeccionar, pero me gusta analizar y compartir este tipo de ideas con todo el mundo. Y además está bueno notar que de alguna forma u otra siempre se interactúa con el sistema o la sociedad, pero la autonomía de ideas y sentimientos que uno tenga para con él nos hacen más concientes y más felices.

Calculo que me faltarán muchísimas cosas por incluir, como no mentir, tener amor por el trabajo, etc...Pero quiero señalar que el sistema contempla al revolucionario. Es vital entender que los que son ignorados y menospreciados son los que tratan de llevar una vida tranquila, en familia, llevando buenas acciones e intenciones a su entorno cercano. Para ellos no hay subvenciones, no hay reconocimiento en los medios ni propagandas en la tele.

La gente buena no lleva un cartel que los identifica, no vive en un lugar determinado, ni nada por el estilo. Dispersa y camuflada entre el total de la sociedad, la bondad en la gente es difícil de hallar. Pero eso se soluciona fácil: cuanta más buenas personas haya, más se va a notar.



Martín.

P.D: Por favor, Clikeen en Me gusta! y comenten algo asi aparece en sus muros! Si no, pueden usar el iconito de facebook o twitter que aparece abajo y compartir con sus amigos mi blog :)
Gracias!!!