domingo, 8 de mayo de 2011

Sobre la igualdad entre la mujer y el hombre.

Estimados lectores:

Turrones Arcor y charla de por medio, ayer a la noche y hoy a la madrugada, terminé de armar esta entrada con un tema que nos es actual como sociedad y está en discusión permanente. ¿Cuál es el rol del hombre y cuál el de la mujer? ¿Hay roles preestablecidos? ¿Cuáles son los efectos hoy de la igualdad entre hombres y mujeres?

En primer lugar doy por sobreentendido que la sociedad occidental avanzó muchísimo en la materia. Donde antes la mujer estaba obligada a depende de su marido y era una paria si se divorciaba, donde no podían acceder a cargos públicos y menos votar, y donde el ámbito del trabajo estaba reservado exclusivamente al hombre, los movimientos feministas conquistaron derechos importantísimos para la mujer. Y doy esto por sobreentendido porque quiero poner un ojo crítico sobre estas concepciones, porque quiero criticar, y que no por eso nadie entienda que estoy en contra de todos los avances en ese área.

La primer interrogante que me aparece es sobre el quiebre del rol preestablecido. Por la historia, la religión y las formas de la sociedad, la mujer estuvo atada a las tareas domésticas durante años. Trabajando excepcionalmente en épocas de guerra, las mujeres estuvieron excluídas y privadas de poder optar por otro estilo de vida.
Para no extenderme demasiado y no aburrir, quiero expresar mi opinión respecto al rol de la mujer en la familia. Este rol existe y es el rol de madre, y es un rol asignado por la naturaleza. En ninguna cultura, religión o sociedad hubo un desprendimiento de los bebés de una figura materna, que no necesariamente tenía que ser la verdadera madre. Si bien esto puede ser aberrante, es innegable que en los primeros años de los niños la naturaleza dicta que sean criados por mujeres. Esto no quiere decir que un padre no pueda criar a un chiquito igual de bien, sólo estoy hablando de que la naturaleza asigna a la mujer un rol ineludible.

No resulta ilógico pensar que la función de criar a los chicos se asocia con la del cuidado del hogar. Los niños requieren cuidado permanente, y no pueden estar expuestos en el ambiente del trabajo, asique la persona que los cuida, que según la naturaleza es la madre, está en cierta forma atada a la casa cuanto mas chicos sean los hijos. Esto NO SIGNFICA que las mujeres TENGAN QUE: planchar, cocinar, lavar, hacer las camas y cargar con todas las tareas domésticas. Sólo quiero decir que la función de crianza te ata en alguna medida al hogar.

Una vez que ya dije mi posición sobre si hay un rol predefinido o no, quiero atacar la problemática que observo hoy. Para mí, la liberación feminista en cuanto a lo laboral fue una gran trampa para generar un mercado de consumidoras increíble. La supuesta igualdad de condiciones de la mujer y el hombre se ve dañada por el consumismo actual y se provoca una destrucción de las instituciones familiares. Muchas veces, la mujer TIENE que trabajar para dar sustento a la familia, pero muchas otras la mujer sólo trabaja por su "independencia económica" o por "el plasma y la blackberry" y escapa a la bastardeada función de ama de casa.

Hoy en día observo que la mujer, pero más que nada la familia en su conjunto, es la principal perjudicada de las tendencias que una vez favorecieron su liberación. La mujer tiene que, por naturaleza, cuidar a los chicos y ADEMÁS trabajar, estar presentable para el trabajo, maquillarse, vestirse, estar hecha una diosa y encima de todo eso tener ganas de estar con su marido a la noche. Alguien explíqueme dónde está la igualdad.

Y uno lee la lista de arriba y dice: no se puede TODO. Entonces, ¿qué resignamos?. Si no criamos a los hijos nos perdemos de la infancia y ellos pierden el amor, ingrediente tan importante en la vida de cualquier persona. Si no trabajamos, nuestro marido nos maneja la caja y tenés esa humillación y degradación de "pedirle plata para..." y no hay plasma ni viaje a Disney; si trabajás y cuidás a los chicos tu autoestima es un asco porque es imposible no tener rollitos, estrías, arrugas; y si podés hacer todo eso llegás a la noche agotada y roncás a pata suelta..sos una frígida.

Opino que el problema está en que se menosprecia el rol del ama de casa y de madre. Como hoy en día importa la plata, y no el amor, o la educación, traer 5 lucas a casa es mucho más importante que darle de comer a los chicos o tener un hogar propiamente dicho, con calidez y amor. Gran parte de esto es generado por el hombre, que abusa de su posición de generador de ingresos y maneja la caja, y muchas veces no le da autoridad a la mujer en el rumbo económico de la casa. Entonces, a la mujer no le queda otra que volverse una "accionista" de la familia, donde participa en el ingreso y las decisiones, y además puede manejar plata. El problema es...¿a qué costo? Pero gran parte es generado por la mujer, que ve como aburrido el rol de madre y se vuelca al trabajo fuera de casa.

La solución que yo veo está en darle el mismo valor a los dos roles en la familia. Vale tanto el padre/madre que cría a los hijos como el que trabaja en la oficina. Si hoy en día un padre cría a los hijos y limpia y lava y plancha y su mujer es sostén de familia, estoy seguro de que va a haber un gran prejuicio contra ese hombre, porque esta sociedad cree que criar hijos y cocinar es menos que trabajar.

Apelo a un modelo de familia donde las decisiones sean consensuadas y en amor, donde tanto padre y madre tengan conocimiento de la crianza, de las tareas domésticas y del rumbo económico, sin perjuicio de que uno sea más capacitado que el otro para algún área y tenga poder de decisión mayor. Opino que se puede lograr esto concientizando a la sociedad del valor de la institución familiar, que está en decadencia, y no peleando más por una falsa igualdad donde a los padres se les exije ser proveedores y donde el sistema se encarga de llevarse a los chicos a toda hora para seguir fomentando el consumo.

Martín.