domingo, 8 de mayo de 2011

Sobre la igualdad entre la mujer y el hombre.

Estimados lectores:

Turrones Arcor y charla de por medio, ayer a la noche y hoy a la madrugada, terminé de armar esta entrada con un tema que nos es actual como sociedad y está en discusión permanente. ¿Cuál es el rol del hombre y cuál el de la mujer? ¿Hay roles preestablecidos? ¿Cuáles son los efectos hoy de la igualdad entre hombres y mujeres?

En primer lugar doy por sobreentendido que la sociedad occidental avanzó muchísimo en la materia. Donde antes la mujer estaba obligada a depende de su marido y era una paria si se divorciaba, donde no podían acceder a cargos públicos y menos votar, y donde el ámbito del trabajo estaba reservado exclusivamente al hombre, los movimientos feministas conquistaron derechos importantísimos para la mujer. Y doy esto por sobreentendido porque quiero poner un ojo crítico sobre estas concepciones, porque quiero criticar, y que no por eso nadie entienda que estoy en contra de todos los avances en ese área.

La primer interrogante que me aparece es sobre el quiebre del rol preestablecido. Por la historia, la religión y las formas de la sociedad, la mujer estuvo atada a las tareas domésticas durante años. Trabajando excepcionalmente en épocas de guerra, las mujeres estuvieron excluídas y privadas de poder optar por otro estilo de vida.
Para no extenderme demasiado y no aburrir, quiero expresar mi opinión respecto al rol de la mujer en la familia. Este rol existe y es el rol de madre, y es un rol asignado por la naturaleza. En ninguna cultura, religión o sociedad hubo un desprendimiento de los bebés de una figura materna, que no necesariamente tenía que ser la verdadera madre. Si bien esto puede ser aberrante, es innegable que en los primeros años de los niños la naturaleza dicta que sean criados por mujeres. Esto no quiere decir que un padre no pueda criar a un chiquito igual de bien, sólo estoy hablando de que la naturaleza asigna a la mujer un rol ineludible.

No resulta ilógico pensar que la función de criar a los chicos se asocia con la del cuidado del hogar. Los niños requieren cuidado permanente, y no pueden estar expuestos en el ambiente del trabajo, asique la persona que los cuida, que según la naturaleza es la madre, está en cierta forma atada a la casa cuanto mas chicos sean los hijos. Esto NO SIGNFICA que las mujeres TENGAN QUE: planchar, cocinar, lavar, hacer las camas y cargar con todas las tareas domésticas. Sólo quiero decir que la función de crianza te ata en alguna medida al hogar.

Una vez que ya dije mi posición sobre si hay un rol predefinido o no, quiero atacar la problemática que observo hoy. Para mí, la liberación feminista en cuanto a lo laboral fue una gran trampa para generar un mercado de consumidoras increíble. La supuesta igualdad de condiciones de la mujer y el hombre se ve dañada por el consumismo actual y se provoca una destrucción de las instituciones familiares. Muchas veces, la mujer TIENE que trabajar para dar sustento a la familia, pero muchas otras la mujer sólo trabaja por su "independencia económica" o por "el plasma y la blackberry" y escapa a la bastardeada función de ama de casa.

Hoy en día observo que la mujer, pero más que nada la familia en su conjunto, es la principal perjudicada de las tendencias que una vez favorecieron su liberación. La mujer tiene que, por naturaleza, cuidar a los chicos y ADEMÁS trabajar, estar presentable para el trabajo, maquillarse, vestirse, estar hecha una diosa y encima de todo eso tener ganas de estar con su marido a la noche. Alguien explíqueme dónde está la igualdad.

Y uno lee la lista de arriba y dice: no se puede TODO. Entonces, ¿qué resignamos?. Si no criamos a los hijos nos perdemos de la infancia y ellos pierden el amor, ingrediente tan importante en la vida de cualquier persona. Si no trabajamos, nuestro marido nos maneja la caja y tenés esa humillación y degradación de "pedirle plata para..." y no hay plasma ni viaje a Disney; si trabajás y cuidás a los chicos tu autoestima es un asco porque es imposible no tener rollitos, estrías, arrugas; y si podés hacer todo eso llegás a la noche agotada y roncás a pata suelta..sos una frígida.

Opino que el problema está en que se menosprecia el rol del ama de casa y de madre. Como hoy en día importa la plata, y no el amor, o la educación, traer 5 lucas a casa es mucho más importante que darle de comer a los chicos o tener un hogar propiamente dicho, con calidez y amor. Gran parte de esto es generado por el hombre, que abusa de su posición de generador de ingresos y maneja la caja, y muchas veces no le da autoridad a la mujer en el rumbo económico de la casa. Entonces, a la mujer no le queda otra que volverse una "accionista" de la familia, donde participa en el ingreso y las decisiones, y además puede manejar plata. El problema es...¿a qué costo? Pero gran parte es generado por la mujer, que ve como aburrido el rol de madre y se vuelca al trabajo fuera de casa.

La solución que yo veo está en darle el mismo valor a los dos roles en la familia. Vale tanto el padre/madre que cría a los hijos como el que trabaja en la oficina. Si hoy en día un padre cría a los hijos y limpia y lava y plancha y su mujer es sostén de familia, estoy seguro de que va a haber un gran prejuicio contra ese hombre, porque esta sociedad cree que criar hijos y cocinar es menos que trabajar.

Apelo a un modelo de familia donde las decisiones sean consensuadas y en amor, donde tanto padre y madre tengan conocimiento de la crianza, de las tareas domésticas y del rumbo económico, sin perjuicio de que uno sea más capacitado que el otro para algún área y tenga poder de decisión mayor. Opino que se puede lograr esto concientizando a la sociedad del valor de la institución familiar, que está en decadencia, y no peleando más por una falsa igualdad donde a los padres se les exije ser proveedores y donde el sistema se encarga de llevarse a los chicos a toda hora para seguir fomentando el consumo.

Martín.

6 comentarios:

  1. "Entonces, a la mujer no le queda otra que volverse una "accionista" de la familia, donde participa en el ingreso y las decisiones, y además puede manejar plata. El problema es...¿a qué costo? Pero gran parte es generado por la mujer, que ve como aburrido el rol de madre y se vuelca al trabajo fuera de casa."
    No es algo que haya visto, la verdad. Por lo general veo que eso se da en el hombre, y a veces el mismo trabajo tiene la culpa, como se ve mucho acá con los laburantes de empresas petroleras. Tienen jornadas bastante largas, la mayoría del tiempo están lejos de su familia durante una semana mínimo, además de que deben realizar viajes más largos de lo normal para ir y volver. Es un problema con los nenes pequeños, el padre está inevitablemente ausente, y puede costarles reconocer su importancia, su rol y su autoridad en la casa...

    "Para mí, la liberación feminista en cuanto a lo laboral fue una gran trampa para generar un mercado de consumidoras increíble."
    No fue así al principio; pero cierto, pagame un euro por cada propaganda de ALGO que promociona descuentos especiales para mujeres en un producto/lugar/servicio, y a continuación decime, con toda sinceridad, si no te baja el coeficiente intelectual de sólo escucharla... Con la mosca recaudada, tenemos bondi para un año entero, sino dos.

    "...sólo estoy hablando de que la naturaleza asigna a la mujer un rol ineludible."
    Nah. Es eludible, sí, aunque socialmente; pero, por desgracia, está peor visto que una mujer opte por no tener hijos por equis razón, a que si una mujer tiene un hijo y, mientras hace su vida, se engaña pensando que le hace algún bien al pibe pagándole lo necesario Y OBLIGATORIO, cuando en realidad lo está dejando seco de afecto, valores, educación y orientación, que están todos muy subvaluados y son la única fuente de riqueza a largo plazo que es capaz de lograr la familia, o en este caso, la madre.

    Obviamente, es muy generalizado hablar de esto... Gracias a Dios (es un decir), todavía hay parejas que actúan como parejas, que se salen de estos parámetros y le ponen garra al cuidado, la crianza y la participación no sólo de ellos sino también de todos los miembros de su familia, tirando ambos para el mismo lado, en buen criollo; sólo teniendo las cosas claras sin tener que abandonarse.

    ResponderEliminar
  2. Estuve pensando mucho que poner cuando lei este post, porque a veces lo que uno piensa se contrapone con lo que uno vivio. Este es un poema de Mario Benedetti que representa tal cual lo que o pienso, siento y creo sobre las personas, asique aqui lo dejo, mas alla de las cuestiones sobre quien debe o no estar en la casa o afuera..Creo que si una persona se capacita y se esfuerza, sea hombre o mujer, debe poder desarrollar todo su potencial intelectual, en el ambito que sea, porque solo esa persona sabe lo que le ha costado capacitarse, horas sin dormir, nervios por examenes, stress...en fin....cosas que uno elige hacer....bueno, aqui les dejo algo que explica mejor mi pensamiento...Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y que lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de nuestro padre Dios.

    Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.

    Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto.

    Me gusta la gente que posee sentido de la justicia.

    A estos los llamo mis amigos.

    Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor. La gente que nunca deja de ser aniñada.

    Me gusta la gente que con su energía, contagia.

    Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.

    Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

    Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivocó o que no sabe algo. La gente que, al aceptar sus errores, se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos.

    La gente que lucha contra adversidades.

    Me gusta la gente que busca soluciones.

    Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni cómo lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen.

    Me gusta la gente que tiene personalidad.

    Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano, es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.

    La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, la bondad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la fe, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, el arrepentimiento y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse GENTE.

    Con gente como ésa, me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que por tenerlos junto a mí, me doy por bien retribuido. Mario Benedetti.

    ResponderEliminar
  3. Cuando en una relacion, el otro no hace nada , pudiendo hacerlo, para evitarte un minuto de sufrimiento, es porque todo se ha terminado.

    Jorge Bucay

    De esto se trata la vida, el compartir, el convivir...

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante la opinión, como siempre. Acá paso a detallar mis consideraciones:

    1. Corregiría algunas cuestiones de expresión: la mujer SIEMPRE trabajó, sólo que lo hizo puertas adentro y no recibió ninguna paga. Entiendo lo que quisiste decir... pero esa manera de expresarse es reflejo de muchos años del pensamiento "las amas de casa no trabajan". Lo cual es falso, porque se está considerando trabajo solamente al que se realiza por un sueldo.

    2. No entiendo a los comentarios de la gente que cita a otros autores y no cuenta en qué se aplican, según su punto de vista, al texto del blog. O no da ninguna opinión o apreciación personal. Eso me parece vacuo. Además, si no me explican esas frases, fuera de contexto no las entiendo.

    3. De mi propia consideración: estoy de acuerdo con la idea de revalorizar el rol de ama y de casa y de madre. Pero me atrevería a disociarlos: se puede ser ama de casa y elegir no tener hijos, al mismo tiempo que tener hijos, dedicarles mucho tiempo y cuidarlos bien, pero dejarle el manejo del cuidado de la casa a terceros. Creo que la sociedad actual en ese aspecto tiene más posibilidades que las mujeres de antes no tenían (o sea, les tocaba todo junto).

    Pero no nos olvidemos lo que dijo Marx, cuando postulaba que las condiciones económicas de una sociedad definían sus relaciones de dominación. Aplicado a esto, una mujer que no genera sus propios ingresos, en una sociedad capitalista como la nuestra depende de su proveedor para subsistir (madre, padre, marido o afines). Y eso condiciona en parte su libertad. No sólo porque no tenga plata para comprar un Blackberry o no tenga la tarjeta del Banco Santander con 50% de descuento todos los miércoles. Sino que eso va a afectar si estudia o no, qué estudia, qué deportes practica, qué hobbies tiene, qué uso hace de su tiempo, a dónde sale a pasear, qué fuentes de información consulta....

    Eso no significa que las mujeres con mayor posición económica tengan más cultura o más educación. Sólo tienen más posibilidades de elegir. Porque no están atadas obligatoriamente a un destino impuesto por otros, sino que pueden tomar sus propias decisiones. Pueden elegir ser madres, elegir hacer macramé, elegir ir al spa, elegir ser bibliotecarias, elegir estudiar griego, elegir salir a correr... Ahi está la gran diferencia.

    ResponderEliminar
  5. La igualdad, es un tema muy incómodo. Me explico mujer y hombre jamás será lo mismo por ende la mujer quiere ser igual algo que no se ve bien. En la casa las mujeres quieren ser iguales y 2 hueyes machos no pueden vivir juntos por eso terminan divorciandose. Se supone que la mujer sea sumisa, no estoy diciendo que debe ser maltratada. Hoy en día la mujer no tiene tiempo para el hogar, para dar amor, todo lo contrario la mujer abusa de su sexo para obtener sus caprishos. Que se preparen porque ya cruzaron la línea de la discordia muchos "hombres" viven sin darse cuenta que son mujeres porque estan enamorados y no se dan de cuenta que estan perdiendo su identidad. Las mujeres pongansen a hacer sus roles de mujeres y dejen de buscar igualdad. No sean hipocritas las matan por eso mismo porque quieren hacer sentir al hombre como mujer.

    ResponderEliminar
  6. Soy Martín, tengo el blog medio abandonado pero entro nomás para condenar al estúpido (100 a 1 que es hombre, espero que sea hombre porque si es mujer no me va a alcanzar la indignación) que escribió lo de arriba. Las matan por eso? Pobre tipo. Usan su sexo para obtener sus caprichos? Pobre tipo 2.
    Ahí te das cuenta que uno puede escribir lo que sea y se puede interpretar PÉSIMO.

    Saludos, el autor.

    ResponderEliminar