miércoles, 28 de marzo de 2012

Tanto tiempo! Sobre valorar.

Estimados lectores (si es que todavía queda alguno!):

Vuelvo a escribir en este blog después de tantísimo tiempo, casi 8 meses, porque realmente siento que vuelvo a tener algo semi-útil para decir. No es que tenga un alto concepto de mí mismo ni mucho menos, pero si no me interesa ni a mí lo que escribo, menos puedo hacerle a otros perder el tiempo.

Entre otras cosas, pasaron en estos 8 meses un sinnúmero de cosas que me hicieron dar cuenta que tengo bastante poco que aconsejar a los demás y mucho más que aprender, siento que recién estoy saliendo a la cancha.

Peeeeero....

Pasó algo la vez pasada. Estaba yo mirando el cielo en donde vivo, lleno de estrellas, y me encantó verlo así tan limpio, tan lindo, tan profundo. Estaba justo en esos momentos donde no parás de correr, donde querés estar en otro lado, en capital, con tus amigos, lleno de ruido y risas. Y me di cuenta que lo que tenía era hermoso. Me di cuenta que a veces, estando en capital, extraño mi silencio y mi cielo estrellado, y cuando estoy en casa, extraño el ruido, a mis amigos, el movimiento de la ciudad.

Y me pregunté que andaba mal. Y nosotros somos los que andamos mal. No sabría decir si esto me pasa a mí solo pero veo a tanta gente con cara larga que me atrevo a decir que sí.

Decir cuánto vale algo para un grupo de personas es imposible, porque es absolutamente subjetivo. Cada uno ajusta a sus vivencias los valores de las cosas. Así, un preso que no sale afuera hace años, valora su libertad, y otros estamos hartos de caminar por la calle todo el día.

Creo que tenemos la tendencia a valorar según las circunstancias. Si vivimos rodeados de luces y rascacielos, nos gusta el cielo limpio. Si vivimos en el campo, como me gastan algunos, queremos mudarnos a la Av. Corrientes.

Y entendí que ambas cosas son hermosas.

Típico ejemplo desperdigado en Facebook: "Querías frio? Acá tenes!" Y esa misma persona que quería frío estuvo rogando calor en pleno Julio. Y ahí te das cuenta que a) el calor o el frío son las dos una porquería o b) ambas son cosas lindas.

Cuando dejamos de valorar desde nuestro ojo y nuestro ego, se nos abren posibilidades insospechadas para ser felices. Tampoco sirve ponerse en el lugar del pobre desposeído que nunca tuvo nada (el imaginario social nos hace pensar en un africanito o en un chiquito en la calle pidiendo limosna, qué horror, bien podría ser un niño rico criado por gente que nada le importa entre oropeles) porque se puede caer en el conformismo y no es muy sano. Pero sí se puede valorar más objetivamente, o sea, viendo el objeto valorado y no nuestra necesidad.

Creo que la necesidad es como comer golosinas. Más comés, más ganas tenés de comer...hasta que reventás. La necesidad nos hace pelearnos por las pocas golosinas más ricas y, además de serrucharle el piso al otro, tirar a la basura la otra golosina "no tan rica" por la que ayer matábamos. Y pregunto, ¿no será igual de rica que esta otra, si matamos igual por ambas?

Entonces, ocurre la peligrosa disyuntiva que atenta contra el "progreso económico", el "éxito profesional" etc, etc. Si me gustan todas estas cosas que YA tengo, para qué voy a matarme por otra igual de linda.

Propongo un cambio de foco, un enfoque proactivo sobre la vida, que está super desalentado y se lo acusa de mediocre. Disfrutar la salida con tu novio Y la que haces con tus amigos. No resignes una por otra, y no desees una de ellas mientras estás haciendo la otra.

Es una labor de todos los días y está llena de enemigos como la rutina, el cansancio, la comparación con los demás. Pero es una labor que me parece vital para conocerse a uno mismo. El secreto está en que disfrutar algo que uno tiene NO es conformarse. CONFORMARSE es aceptar algo que a uno no le gusta, o darse por satisfecho con algo que en realidad no lo satisface.

Martín.

PD: Cuando leo lo que escribí realmente no sé si pude transmitir la idea que busco, creo que es bastante complicado a veces escribir algo que uno siente. Un sentimiento no es información que puedas traducir a palabras. Así y todo, se hace el intento. Están todos invitados a comentar, lectores viejos y nuevos, y a discutir esto tanto acá como en facebook.